usuarios online de tu blog. Te saludamos desde Sevilla.
Home » » El comentario de texto literario

El comentario de texto literario

1. LOCALIZACIÓN
1.1. EL AUTOR.
Destaca los datos biográficos o los rasgos del carácter del autor que creas que hayan influido en el proceso creativo del texto.
1.2. LA OBRA.
Ofrece una visión de la etapa literaria (dentro de la producción total del escritor) en la que se inserta la obra.
Plantea una breve visión global de la obra (contenido, significación y estilo) a la que pertenece el texto.
Delimita el género literario al que pertenece: poético (o lírico), narrativo o teatral (dramático) y explica el porqué.
Contextualización argumental del fragmento: qué pasó y qué pasará antes y después del mismo en el devenir de la obra. ¿En qué momento del argumento situarías el fragmento? Narraremos brevemente el contenido de la obra y señalaremos en qué punto se inserta dicho fragmento.
1.3. CRONOLOGÍA.
Sitúa en el tiempo al autor/obra con alguna referencia al ambiente histórico-social (especialmente si éste se ve reflejado en el texto), ideológico, artístico y literario de la época.

2. ANÁLISIS DEL CONTENIDO
2.1. ARGUMENTO O RESUMEN.
¿Qué nos cuenta el autor?
Debemos ser precisos y objetivos. Jamás expresaremos nuestras opiniones personales.
Nos expresaremos con nuestro propio lenguaje, no copiando textualmente expresiones del texto.
Aconsejamos realizar un pequeño esquema y trabar armoniosamente las ideas principales.
2.2. TEMA.
Se trata de identificar la idea principal o central del fragmento. Ésta debe ser condensada en pocas palabras. Ha de poseer los siguientes rasgos: claridad, brevedad y exactitud. Muchas veces se puede decir con una sola frase.
2.3. ESTRUCTURA DEL CONTENIDO.
Como los textos que tendremos que explicar serán breves, los apartados serán poco numerosos, y comprenderán unas cuántas líneas, que podremos numerar (de 5 en 5) para trazar mejor los fragmentos.
2.4. PERSONAJES, TIEMPO, AMBIENTACIÓN Y PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR.
Identificaremos a los personajes que aparecen en el fragmento, con referencias a su papel dentro de la obra en general.
Identificaremos el tiempo interno (momento en que se desarrollan los hechos) y el tiempo externo (momento en el que escribe el autor) y si son coincidentes o no.
Comentaremos la ambientación física (lugar o escenario concreto donde se desarrolla la acción y si juega un papel relevante en la obra) y la ambientación anímica (tensión, monotonía, angustia... de los personajes).
Y aludiremos al punto de vista del narrador: sea subjetivo (el narrador cuenta en primera persona), sea objetivo (el narrador cuenta en tercera persona).

3. ANÁLISIS DE LA EXPRESIÓN
3.1. EL ESTILO.
El estilo es la manera peculiar de expresarse que tiene cada escritor. Puesto que actualmente se concibe como manifestación individual es imposible clasificar los estilos de un modo absoluto. Podemos atender a los siguientes principios:
-Según el lenguaje empleado: conciso, natural, ampuloso, florido.
-Según el tono, es decir, la actitud que el autor toma ante lo que escribe: satírico, serio, humorístico, grave.
-Según la cosmovisión del autor. Según sea la concepción que el autor se forje de la realidad, el estilo puede ser:
A) Realista: si presenta lo que se ve sin intención de reformarlo.
B) Estilizado: el autor selecciona un aspecto de la realidad y lo expone deformado en dos direcciones, una idealista, que muestra el lado agradable y estético de las cosas, y otra expresionista, en la que sobresalen los aspectos desagradables, ingratos.
3.2. ANÁLISIS DE LA FORMA.
Atenderemos el análisis formal en tres niveles: fónico, morfosintáctico y semántico.
- Plano fónico (fig. retóricas basadas en sonidos; análisis métrico si el texto es en verso; etc).
- Plano morfosintáctico (determinantes, sustantivos, adjetivos, verbos, tipos de oraciones, figuras retóricas de este nivel).
- Plano semántico (formas diatópicas, diastráticas, profesionales, neologismos, arcaísmos, vulgarismos, cultismos...; figuras retóricas que inciden en este plano; connotaciones/denotaciones).

4. CONCLUSIÓN
En esta última fase del comentario impera la valoración crítica, es decir, nuestra opinión reflexiva.
La conclusión es un balance de nuestras observaciones y es también una impresión personal.
Asociaremos el texto con los supuestos doctrinales o ideológicos de su autor, la relación que guarda con otras tendencias o corrientes literarias semejantes o diferentes.
Nos preguntaremos por el interés del texto (ya sea en la actualidad o en la época en el que se inscribe); por su originalidad de enfoque o por su originalidad formal...
Podemos hacer una valoración de las ideas que expone el autor; resaltar las experiencias o los ejemplos que le llevan a pensar así...
Podemos ver puntos débiles en las argumentaciones del autor; destacar faltas de coherencia o contradicciones.
La conclusión debe acabar con una opinión sincera del fragmento.

5. REVISIÓN
Ten en cuenta que una buena expresión, ausencia de errores ortográficos y una correcta disposición de tu esquema, resumen y comentario crítico supone el 50% de tu éxito. Por tanto, te sugerimos volver a revisar tu redacción antes de pasarla a limpio, y tengas en cuenta lo siguiente:
- En la expresión escrita: organización del escrito, fluidez verbal, manejo del
vocabulario con propiedad, variedad en el uso de las estructuras sintácticas, etc
- Corrección lingüística: signos de puntuación, sintaxis, acentuación, ortografía, etc.
- Aspectos formales: limpieza en la presentación, letra legible, márgenes apropiados, sangrados, etc.
Comparte esto :
 
Copyright © LETRA LIBRE - El sitio de la Lengua Española y la Literatura. Revista digital independiente con recursos para el aula de letras - Gestionada y dirigida desde 2008 por Pedro Jaén - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. La reproducción de los contenidos mostrados en esta web sólo está permitida, previa autorización expresa de su titular y reseña clara de la dirección www.letralibre.es, para fines educativos y sin ánimo de lucro. Igualmente está prohibido el plagio del diseño de esta web. El propietario tomará las medidas pertinentes para hacer valer sus derechos de propiedad intelectual.